J. Pastoriza informa no Faro sobre o acerto do Concello de Vigo a respecto da arquitectura industrial, tan maltratada neste país: [El futuro de La Panificadora, una de las construcciones de mayor valor simbólico de Vigo, ahora en estado de completo abandono, da un vuelco. La Gerencia de Urbanismo aprobará el jueves la suspensión de licencias en todo el solar, lo que bloquea la posibilidad de desarrollar el proyecto residencial, comercial y terciario que autoriza allí el Plan Especial del Casco Vello (Pepri). El Concello cambiará la calificación, además, a "mayoritariamente dotacional", ya que el fin que busca con la medida es alojar allí la Biblioteca Pública del Estado. El PepriI, aprobado en 2007, prevé para La Panificadora la firma de un convenio entre el Concello y las sociedades Montelouro, Vicus Gestión y Compañía viguesa de Panificación, propietarias del antiguo complejo industrial, construido en 1923 y el más moderno de España en la fabricación de pan por aquel entonces. El acuerdo solo protege los silos del actual complejo, mientras que el resto del ámbito podría derribarse para levantar edificios de cuatro, cinco, seis y siete plantas. El uso mayoritario, de hasta el 90%, sería residencial, y se incluye también el comercial y terciario. Los propietarios se reservarían la explotación como local hostelero de la última planta de los silos durante 50 años. El Concello recibiría la estructura a proteger ya rehabilitada y una zona dotacional, y se crearía además una plaza pública.]