Toni García, en El País: [Hace ya un par de años que JJ Abrams escribió un artículo titulado Musical Mystery Tour: Messages Embedded in Your Favorite Album en el que mencionaba  a un grupo, "mítico" según él, llamado Violet Sedan Chair, cuyo disco Seven suns, contenía algunos temas capaces de producir "alucinaciones" a aquellos/as que lo escucharan en determinadas condiciones acústicas. El asunto no fue a más, una referencia curiosa en un artículo sin excesiva trascendencia. Sin embargo, cuando en el último capítulo de la serie Fringe apareció como invitado el actor Christopher Lloyd interpretando al teclista de la supuesta banda muchos empezaron a temerse lo peor. Poco después una fan de la serie encontraba el vinilo de Violet Sedan Chair en una tienda de discos de segunda mano en Seattle, los foros empezaban a hablar de casos similares en San Francisco y Los Ángeles y varios temas de la presunta banda aparecían en Youtube. Ahora ya empieza a quedar meridianamente claro que Abrams (creador de bombazos como Perdidos) había metido otro gol por la escuadra al crear un concepto que jamás se había visto en el mundo de la televisión: el marketing retroactivo].