JOSÉ LUIS GÓMEZ, en El País: [Los socialistas gallegos, que resistieron la debacle electoral del 22-M mucho mejor que en el resto de España, tienen por delante un escenario difícil -imposible negarlo- pero con un punto a su favor: no dependen de la ola de Madrid, como sucedía antes, sino de su propio proyecto político. Las cosas le van más o menos bien en tres de las cuatro provincias y su estirón en Vigo contrasta ahora con su revés en A Coruña, su feudo tradicional, venido a menos, como el Depor. Más pronto que tarde, el PSdeG deberá reforzar su liderazgo aprovechando la designación del candidato a la presidencia de la Xunta y, en paralelo, tendrá que revisar su estrategia política pensando en su propio proyecto, pero también en la manera de compartir una serie de valores con el BNG, ya que de otro modo siempre ganará el PP en Galicia. Si nada cambia, dos nombres escribirán su futuro: Pachi Vázquez y José Blanco.]