Jaime Cordero, en El País: [En febrero de este año, la Biblioteca Nacional de Perú denunció que venía siendo víctima de sistemáticos robos de sus volúmenes de mayor valor histórico. Cinco meses después, tras un exhaustivo inventario que obligó al cierre de sus puertas, su director, el historiador Ramón Mujica Pinilla, presentó los números del expolio: se han perdido 932 libros de los fondos de antigüedad y más valor. Algunos de esos volúmenes datan de los siglos XVI y XVII. Tal es el caso de un manuscrito de bolsillo titulado Una Vida de Santo Toribio de Mogrovejo, escrito en 1679 y robado por uno de los trabajadores justamente durante el proceso de inventario. Ramón Mujica aseguró que dicho robo incluso ha quedado registrado en vídeo. También se da por desaparecido un incunable de Erasmo de Rotterdam, publicado en París en 1524. Mujica informó de que se han perdido 181 libros del fondo antiguo y de las bibliotecas particulares, 125 libros de la colección general, 414 manuscritos de la valiosa biblioteca que legó el historiador Raúl Porras Barrenechea y 32 volúmenes considerados joyas bibliográficas. Asimismo, se considera especialmente sensible la pérdida de tres libros que fueron recientemente devueltos por el Gobierno chileno y que habían sido saqueados durante la ocupación de Lima en la Guerra del Pacífico (1879-1883). Según Mujica, estos libros nunca se habían puesto a disposición del público, pues ni siquiera habían sido catalogados.]